Mercedes-Benz

Pioneros en autos eléctricos, autónomos y conectados

Uno de cada tres autos que vende Mercedes-Benz en Uruguay es un híbrido enchufable, además suma más asistencia a la conducción para un manejo inteligente y conectado.

Frenar y acelerar, leer líneas de la carretera, señales de tránsito, volver al carril con suaves intervenciones en el volante, controlar los límites de velocidad. No es ciencia ficción, son solo algunas de las funciones del manejo autónomo, un concepto conocido como Intelligent Drive, ya disponibles en toda la gama vehículos Mercedes-Benz.

“Evitar situaciones de riesgo de accidente o minimizarlas en caso de que sean inevitables para una mayor protección de los pasajeros, peatones y los demás vehículos”, a eso apuntan los sistemas de conducción autónoma de la marca, explicó Facundo Puig, analista de Planificación y Producto de Autolíder, distribuidor exclusivo de Mercedes-Benz en Uruguay.

“Nosotros hace dos años asumimos el compromiso que toda nuestra gama tuviera el sistema de frenado de emergencia autónoma, que es el primer paso hacia la conducción sin conductor en todos los modelos Mercedes-Benz”, sostuvo Puig.

En Alemania, el 19% de los accidentes graves son a causa de colisiones por alcance. En cerca del 70% de estos siniestros el conductor no frenó lo suficiente, o a tiempo. Si todos los autos en Europa contaran con este sistema, se estima que cerca de 5.400 accidentes fatales o graves podrían evitarse cada año, por lo que su obligatoriedad ya está vigente en varios países.

Estas cifras solo incluyen la función del frenado autónomo “que ya ofrecemos de serie en toda la gama desde hace más de dos años”, explicó.

Sin duda, es un tipo de conducción “cuya eficacia está más que comprobada en Europa, sumado al ahorro monetario que genera en salud y daños personales, por eso nosotros queremos dar un paso más allá y seguir avanzando por este camino de manejo asistido”, agregó.

Los clientes de la marca valoran estas funciones. “Tenemos muy buenos comentarios de ellos que valoran mucho este tipo de funciones que dan tranquilidad, incluso nos cuentan anécdotas de situaciones de riesgo en que los han salvado”, dijo.

Manejo inteligente

Ahora “lo que estamos lanzando es un paso más, el concepto Mercedes-Benz Intelligent Drive, que une todos los aspectos del auto: desde la iluminación, los sensores, el estacionamiento, la visibilidad, e incorpora más cámaras, radares y sensores ultrasonidos, para crear un verdadero auto inteligente que pueda interactuar y entender lo que está pasando alrededor, para evitar situaciones de riesgo o minimizarlas en caso de ser inevitables”, sostuvo.

Se trata de “años de estudios de incidencias, de análisis de accidentes, porque Mercedes-Benz más allá de los tests de laboratorio, está todo el tiempo analizando la vida real y buscando el por qué pasan las cosas, ahí está la diferencia en innovación y desarrollo”, dijo.

El paquete de asistencia a la conducción es opcional para cualquier modelo de la gama de vehículos Mercedes-Benz. “Hace pocos años estas funcionalidades estaban solo reservadas a modelos de altísima gama, hoy lo más importante de resaltar es la democratización de poder contar con estos sistemas en cualquier modelo más allá del precio”, dijo.

Más confort y seguridad

Los sistemas de seguridad y de asistencia a la conducción utilizan distintos datos cartográficos y de navegación para evaluar los trayectos y el tráfico en tiempo real. Toda la información se combina de forma inteligente.

“Los sistemas facilitan en gran medida la tarea de conducción, por lo tanto el conductor logra un aumento de confort y tranquilidad en el manejo, sabe que puede confiar en la tecnología en caso de necesitarlo”, explicó.

Por ejemplo, los sistemas asumen las funciones de frenar y acelerar. Ambas se dosifican correctamente en función del tráfico por delante del vehículo y teniendo en cuenta curvas, rotondas, intersecciones y peajes.

Cuando gira o se sale de la autopista, el vehículo puede adaptar automáticamente la velocidad tras activar la luz indicadora de dirección. También puede detectar automáticamente los límites de velocidad. Las suaves intervenciones en el volante ayudan a mantener el vehículo en el centro del carril. También a la hora de cambiar de carril los ojos de los sensores ayudan mucho para saber en qué momento hacer la maniobra.

“El aumento de seguridad es notable en situaciones críticas con peligro de colisión porque los sistemas reaccionan en función de toda la situación: peatones, ciclistas y vehículos circulando en el mismo sentido o en el sentido contrario”, dijo.

Cómo funciona

El concepto de protección es de tres niveles: empieza con señales y advertencias ópticas y acústicas. Si la reacción de frenado no es suficiente para evitar el accidente, se refuerza el frenado automático.

“Si el conductor no reacciona accionando el freno, se realiza una intervención en el freno autónoma, hasta llegar incluso a una frenada a fondo. En caso de abandonar el carril de forma involuntaria o si se acerca peligrosamente a las líneas delimitadoras de la calzada, el sistema hace una intervención en el freno de uno de los lados para corregir la trayectoria, especialmente si existe peligro de colisión con vehículos circulando en el mismo sentido o en sentido contrario”, sostuvo.

El paquete de asistencia a la conducción “es un sistema de alta tecnología que convierte a su Mercedes en un compañero inteligente”, agregó.

EQ, eléctrico 100%

La submarca eléctrica de Mercedes-Benz denominada EQ, abarca tanto a los vehículos con asistencia eléctrica como a los 100% eléctricos.

En Uruguay, “uno de cada tres Mercedes-Benz que vendemos es un híbrido enchufable y actualmente tenemos más de 120 vehículos en circulación, siendo el mercado de plug-in hybrids más grande de la marca en Latinoamérica”, explicó Puig.

Con este inicio del camino del manejo autónomo, “también estamos anunciando las nuevas versiones de los híbridos, con el lanzamiento de la segunda generación de los híbridos enchufables de Clase C, Clase E, y GLC, que son los responsables del éxito de EQ hoy en Uruguay”, dijo.

Para Mercedes-Benz “Uruguay es un país modelo en este camino, por eso nos dan mucho impulso para seguir innovando”, aclaró.

A la hora de explicar los inicios en la oferta eléctrica, Puig dijo que “sin duda, el empujón inicial fue una exención tributaria con la cual vimos la oportunidad de negocio, pero hoy ya cambió la cabeza de los clientes que probaron y se enamoraron de esta tecnología porque tienen mejores prestaciones, más tecnología, son más eficientes y tienen menores consumos, a precios similares y hasta menores que autos con combustión interna tradicional con menores prestaciones”.

En esta nueva gama de híbridos el cliente podrá contar con una autonomía de hasta 60 km con una carga de 5 horas. “Para un montevideano promedio que recorre distancias cortas con esta autonomía logra hacer el 100% de su recorrido diario en un modo eléctrico con el beneficio en confort, sin ruidos, más equipamiento, tecnología, cero emisiones y ahorro de combustible”, dijo.

La nueva estrategia corporativa de la marca se basa en cuatro pilares: vehículos conectados, autónomos, compartidos y eléctricos.

“Esta visión se enlaza directamente con los sistemas de conducción autónoma, que estamos ofreciendo, creemos que el coche del futuro debe estar en red, conectado, ser autónomo, libre de emisiones y ofrecer la posibilidad de movilidad compartida”, concluyó.

100% eléctrico

Por otra parte, el SUV 100% eléctrico de la marca alemana: el EQC tendrá su presentación comercial en 2020 y ya se anunció que tendrá dos motores uno para cada eje, que le darán una potencia de 402 caballos de fuerza, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos.

Otro punto positivo es la autonomía de 450 kilómetros con una sola carga. Asimismo, vale destacar que se podrá recargar el 80% de la batería en sólo cuarenta minutos.